miércoles, 13 de julio de 2011

Aventuras posmodernas de un ingeniero

"Y entonces por los últimos días el hombre había caminado por la luna, no sabía por qué mierdas lo hacía pero caminaba en la luna"

Estas fueron y no otras las palabras del abuelo cuando me contó como recibió la noticia de la llegada del hombre a la luna, era un buen tipo, siempre refunfuñaba blasfemias contra todos los escuincles -como él los llamaba- que corrían y jugaban fútbol en la calle.

Lo quise mucho al final de su vida, no soportaba la idea de convertirme en un anciano, es decir, se está preparado para vivir en muchas ocasiones pero cuando uno imagina su inevitable muerte uno termina totalmente desconcertado, por lo menos a mi sí me complica demasiado pensar en el maldito futuro.

Ayer cuchicheaba en mi cuenta de twitter y el espectro de la muerte voló sobre la última rebanada de pizza que había sobrado por la tarde, pretendía comerla en la noche, no tuve ganas después del espectral suceso, no fue un espasmo, sólo tuve miedo.

Si hubiese conocido la cordura de los seres amorfos que paseaban por mi cabeza y gritaban: "come, ríe, llora" los tiempos fatuos donde descanso la sequía de mis pensamientos serían un mero espejismo dentro de la cotidianidad absurda donde existo, eso lo tenía que haber sabido dos días antes de que a mi puerta llegase el aviso de desahucio, había cosas por empacar, probablemente debiese existir como lo hacía Bukowksi en sus novelas, salir a la calle con apenas unos centavos y tratar de sobrevivir sin trabajar, sin embargo compré un título de ingeniero en sistemas y tenía que sobrevivir arreglando computadoras por lo menos.

Se preguntará (improbablemente) por qué un ingeniero es pobre, sencillo, soy un absoluto incumplido, llego tarde a mi trabajo todos los días y blasfemo maldiciones, el cinismo de mi arribo a todas las empresas donde he laborado genera una especie de no-se-que en los jefes del departamento de "sistemas", una organización que funcionaba estrictamente como limpiadora de pornografía en las noches, la guardia era tristísima, agobiante, mi trabajo consistía en hacer limpieza de los equipos toda la noche, la cantidad de cosas que uno puede encontrar dentro de las computadoras ajenas es impresionante, sí, soy un fisgón nato, los científicos conductuales podrán nombrarme con algún categórico sacado de la manga o de algún libro de monsieur de sade, yo simplemente me defino chismoso, metiche, hurgón, lo que usted quiera. Ese fue mi último empleo.

Ahí conocí a Matilde, trabajaba en el mismo oficio que yo, tenía dos hijos, una casa, un esposo y todo eso que se debe de tener como pa' decir que las cosas andan funcionando bien, pasábamos algunas horas riendo como imbéciles y platicando sobre las cosas que encontrábamos y que teníamos que limpiar, en twitter bien me podrían llamar troll, momento, si lo soy, molesto a cuánto twittero me place, he recibido cientos de notificaciones de cancelación de mi cuenta por parte de twitter y han dado de baja ya cuatro usuarios, me enorgullece decirlo.

Bien, si pensaba que follaba con Matilde está muy equivocado, nuestra diversión consistía en conectar nuestra cámara web portátil a un equipo de la compañía en distintos pisos del edificio, conectarnos en una cuenta de skype y decirnos guarradas (uso el término español porque define exactamente lo que hacíamos) para después tocarnos y mostrarnos vía web nuestros cuerpos, tocarnos suavemente alrededor de una hora y despedirnos cada quién con su orgasmo conectado vía Internet. Después proseguíamos con la limpieza de los equipos de ese piso, al volver al piso de "sistemas" la plática era simplemente recolección de todo lo que habíamos visto, cargábamos en nuestro pen drive los vídeos y fotos que nos parecían repugnantes, lindas, seductoras, sexuales y todo lo que generase placer superfluo, desde fotos -dantescas- del contador del piso cuatro hasta el vídeo "erótico" de la secretaria del jefe de recursos humanos con el mensajero.

Cuando regresaba de día a mi casa, el metro era un conflicto en el sentido inverso de la vía, era como si ese espacio dibujara lo que en realidad pasaba, yo había laborado toda la noche y el vagón donde viajaba venía completamente vacío y el vagón de la contra parte era un absoluto desquicio, personas empujándose unas de tras de otras, yo solía pensar en las cosas que encontraba, solo podía sentir que todo eso era una falsedad que muchas ocasiones descubría a través de un computador.

Sigo envejeciendo, olvide mencionar que mi despido obedeció a la molestia de una secretaria por subir un vídeo "amateur" de ella teniendo "malos tactos" a una página de porno amateur, curiosamente nadie preguntó que hacía ella visitando aquellas páginas. Já Já. Responsabilizaron a los encargados del turno nocturno de sistemas y Matilde y yo fuimos echados sin finiquito.

Sigo envejeciendo, Matilde consiguió un nuevo empleo, me lo hizo saber ayer por un mensaje en twitter.

He cambiado de apartamento (mi padre con mala cara me ha obsequiado el primer mes de renta a promesa de pagarle en cuanto consiga empleo, -jua, jua-), lo primero que acomodé fueron mis dos computadoras, ayer subí mi curriculum vitae a una página de empleos por internet, activandome como disponible.

Sigo envejeciendo, trolleando en twitter y comiendo pizza fría.

Edgar Juárez

El Blog de Andrea

¡Muchacha soñadora y gran amiga!

Bueno, demás adulaciones no valen pero vaya que esta chica cambió su visión del mundo y ha logrado encontrar en la fotografía otra de sus pasiones.

Podría señalar aquí alguna aventurilla de la preparatoria o alcoholes posteriores pero creo que mejor es presumirles su obra.


Les dejo algo de su trabajo, que lo disfruten y ¡mucha salud!


















lunes, 11 de octubre de 2010

Al regreso de la guerra



Cuando acaecía la guerra, mis amigos habían comenzado también a platicar entre ellos sobre las posibilidades de cambiar cuando todo terminase, la posibilidad que ofrecía el futuro de ser nuevas personas; no fue nada productivo, al regresar a New York, James se dedicó a pintar cuadros en la comodidad de su casa con vista privilegiada del Empire State viviendo de la pensión que le otorgó el estado por ser soldado en la guerra, Angus se ha vuelto cineasta de films eróticos porque dicen que hacer porno clandestino es lo de hoy, Norman comenzó a sembrar orquídeas en la azotea de su edificio en Boston, era un negocio redituable, conoció una chica mientras realizaba un examen antidoping por parte de la marina estadounidense, Karl sin duda era el caso más curioso de lo que nos convertimos regresando de la guerra, se dedicaba a coleccionar films viejos, algunos los robaba a su padre, otros simplemente los adquiría en alguna videoshop de películas usadas, tenía una gran afición por el cine europeo, adoraba las cintas de Fritz Lang y de Federico Fellini, siempre se dijo admirador del Nuevo cinema paradiso, decía que era la mejor película de la historia, sin embargo no cesaba en mostrarla y presumirla como su tesoro más preciado y alardeaba de lo difícil que era conseguir en esos tiempos esa película.
A pesar de esto, todo había llegado a la vida gracias a la ayuda de muchas personas, los tiempos han cambiado, nuevo cinema paradiso la encuentras en cualquier puesto de cine del que los patéticos rebuscados llaman “de arte”, y ahí sigue Karl, preguntándose por que han cambiado los tiempos, donde ahora todo es más fácil y el valor de todas esas producciones valen lo que cualquier película de cine de Hollywood o alguna película simple y sin sentido, y pasa con todo.
Karl se ha suicidado el día de ayer, su vida no tenía sentido, todo era nuevo o simple, equiparable y banal…

Ahora toto encuentra al viejo Alfredo en el cine.


Escuchamos al fondo canciones de David Bowie y Angus comienza a cantar un viejo himno que todos conocemos…

We can be heroes just for one day…


Edgar Juárez

jueves, 29 de julio de 2010

La vida es como una cafetera (Inicio Declarativo)



Viertes café en el contenedor… Despacito, despacito eyaculas, si eres precoz como yo
Viertes agua ¡hasta la rayita nomas cabrón! Me encanta pasarme de la raya
Viertes vida, café, agua, calientas, te calientan y vida nuevamente
La cafetera trabaja, tú también, a ella no la despiden, a ti tal vez, tal vez no…
Las cafeteras las encuentras por tamaños, a los humanos también
Hay negras, blanquitas, ¿Habrá Güeritas? Ojala, quiero una cerveza.
No, hablaba de cafeteras Güeras… ―No pos no sé
Qué rica chela… ― ¿Y el café?
Se está preparando…
Olor a café por la cocina, olor a mi madre, a su vida, a su llanto
Huelo a mi café como mi padre me olía cuando llegaba ebrio
Ahora, solo espero que se caliente mi vida, con un poco de café
La maquina (cafetera, negra, nueva, limpia) me ayuda, soy posmoderno ¿y qué?
Y la vida entonces, ¿Es nueva? ¿Limpia? ¿Ayuda?
Aún no lo sé, de eso se trata vivir ¿no?
La taza complementaria, esa vendrá después…

Edgar Juárez

martes, 27 de julio de 2010

Tratando de retomar el Blog

Hola queridos y no sugeridos lectores de este blog ambulante y descocado, pues bien como muchos de usted (o pocos)en realidad sabrán he estado desconectado del ambiente de Blogger, aunque no por eso he andado corto de ideas, por eso, he decidido comenzar nuevamente a publicar en este blog, por cierto he tratado de darle una nueva imagen al blog con la ayuda del nuevo editor de plantillas de Blogger, aunque como ustedes saben no soy muy bueno para eso, sin más aquí les dejo un vídeo para recomenzar con las entrañables y procuradas, este tipo (Leonard Cohen) Me ha vuelto a enamorar, como bien lo hizo en la preparatoria, aquí dejo una de mis preferidas... ¡Qué esta avalancha no nos rebase jamas, para no perdernos en medio de ella...!

viernes, 30 de octubre de 2009

Golondrinas



Hace poco le queria escribir un poema a las golondrinas
deserté...
ellas son solo de paso...


Edgar Juárez

jueves, 22 de octubre de 2009

Gin&Tonic



Luceros fulminantes de días grises y sombríos,
Algunas veces salía el sol, solo algunas veces
Ginebra & Tonic, Deseo & Conformidad
Entraba al cine de mañana
Funciones para enfermos de soledad…
Cinco monedas por un pedazo de alegría
¿Alegría?
Si, la vendemos a pedazos
Entonces, el carnaval del séptimo arte emprendió camino…
Salió del cine, solo, más solo que en muchos años…
Entonces dio vuelta a su lado izquierdo
Toca, siente, Nos hemos perdido ( y encontrado) , ¿La película?
Si, y la vida…


Edgar Juárez

martes, 20 de octubre de 2009

Sobriedad desolada Onceava Parte



Descansaba mi vida al borde de una banca de central park, ¿Cómo había llegado hasta aquí?
No lo sabía solo entendía que había que estar en algún lado ¿No? Mis amigos me habían pedido una explicación a mi despedida furtiva, no quería dejar todo lo que me había acogido con tanto ímpetu pero tenía que hacerlo.
En el mingitorio contiguo del retrete, tiraba los últimos mililitros de orina, mientras a lo lejos escuchaba canciones de bob dylan. En ese momento no quería regresar al bar, imaginé en algún momento que en la pared se habría una entrada a un inframundo, me invitaba a entrar, todo ahí era demasiado sugerente, todo era alguna forma de escapar de lo que ya había tenido, acá no era Gabriel, todo ya era distinto en aquel entonces.
Sin embargo regresé a la continua vida caótica, a lo lejos, imaginarios trenes exhalaban sus sonidos de llanto al retirarse de la ciudad.
Mi ingles era malísimo, yo diría que fue una verdadera improvisación sobrevivir en new york, caminé algunos días por la ciudad esperando encontrar a woody allen, ó inmiscuirme en el Bronx ó en Manhattan, tarde me instale en un viejo edificio en la calle Frankilin, no recuerdo el numero.
Pero caminaba desorbitado, algo en new york, mete a un juego a los artistas… yo no lo era(eso está más que claro).
Cierto día curioseaba en el museo de historia natural, pensé en hacer historias para niños (traumados) deserté de esa ida, cinco minutos después comprendí que la vida, aún deparaba muchas cosas, no sé… quise viajar a París, cuestión de tiempo…
Recuerdo aquella noche en Quito, no dejaba de admirar tus ojos de piedra verde… tus ojos de sin fin, ¿cómo exigirte estar conmigo?, no podía, tal vez , tú eras a la vez del viento y de mí, camine, como siempre lo hago en los tiempos difíciles…
Joven… ¿Gusta un cigarrillo? Gracias,¿ a donde se dirige?


Edgar Juárez

domingo, 4 de octubre de 2009

Sobriedad desolada Décima Parte... ¿ó estas en este blog o en otro?...


¿Y si nos morimos de una jodida vez? Comentó Gabriel…
― Y yo como sé, yo no me escribo…
¿Quién comentó? ¿Gabriela? ¿Jimena? ¿Sofia?
Sí, dile a ese pendejo que nos deje en paz no somos su alter ego…
¿Y ustedes como saben que son mi alter ego?
Pues así nos escribes (no te ofendo por falta de ganas) no me borres….
Sí, deberíamos borrar todo esto ¿no?
Yo que sé pendejo…
No me pendejees….
Gabriel descansaba en su cama, oía a lo lejos a joacas…
― ¿Apoco el pendejo personaje de tu amigo cantaba?
What?
Sí, tu amigo el galardonado…
No sé pero aquí hay un joacas y se apellida sabina


Edgar Juárez

Agradecimiento a Giancarlo por aquél cuento...

Sobriedad desolada Novena Parte



Por entonces había comenzado su camino, no sé bien si era una especie de recuerdo vago, pero ya había conocido dicha historia, siempre era lo mismo, bragas, culos, tetas… pero algo había de especial, algo tenían sus ojos enigmáticos que va eran mis sueños no sabía si correr o quedarme extático (si, con x) caminé queriendo oír a lo lejos a Joaquín sabina pero no hubo siquiera una canción de aquél fulano.
¿Quieres tomar un café? No, se me antoja una cerveza… ¿Aquí? ¿Quién eres?
No, no eres tú, era alguien extraño, pacto entre abismos o lunas no sé no quiero metáforas esta noche le dije.
Disculpe ¿un baño disponible?, si y tú qué esperas ¿un beso?
Te espero a ti, a aquel descarnado que se perdió entre lo que no era mas que si mismo, aquel que se perdió sin dejar un recuerdo. No, no soy yo contesté…
Si follamos esta noche me dices adiós, lo he oído en algún lado le comenté…
Si me embriago y no recuerdo ¿cuenta?
No…
Y nuestra historia diáfana seguía con un engaño de noche, pero esta vez se marchaba entre los viejos arboles de central park …
No… te marco mañana…

Edgar Juárez

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Hoy 09 de 09 del 09



En ocasiones hay personas que no se cansan de difundir un mensaje
Muchas otras lo hacen sin fin de lucro, las fechas coinciden que mejor…
Caminando hoy sobre Avenida Madero en Morelia Michoacán,
Un joven de aspecto desalineado, larga cabellera y mirada agradable
Extendió a mi mano un flyer, haciendo alusión a tres personajes muy peculiares,
Robert Nesta Marley (Bob Marley)
Cliff Burton
Elvis Presley
Aprovechó el 09/09/09 para hacer llegar un mensaje y evitarnos (con sus propias palabras)
Un mundo más triste o gris
Él me lleno de alegría el día, y decidí dedicarle este post a la gente que es aferrada,
A la gente que siempre luchará por lo que cree (aunque muchas veces sean útopias)
Sin más Feliz 09/09/09


Edgar Juárez

lunes, 7 de septiembre de 2009

Felicitaciones a José Agustín y Sus Versos Moscas y Poetas



Este post es en principio felicitación y reconocimiento a José Agustín Solorzano (amigo y borracho beat 4ta Generación) por su premio obtenido gracias a Versos, moscas y poetas que obtuvo el primer lugar en ópera prima de poesia, en concurso realizado por la secretaría de cultura del estado de Michoacán, he de reconocer que he sido en parte artifice del premio, ya que el confio en mis ebrias manos para llevar el trabajo( y 2 fotocopias con su sobre) y después de todo el via crucis que vivió dicho libro (peda y paseo en guantera de coche, que seguro le lleno de suerte) se llevó el premio en primer lugar...
Enhorabuena felicitaciones amigo y compañero de ruta... y tomando palabras de giancarlo "...de aquí al cervantes"

Anexo link para que lean material del galardonado... Blog de José Agustín

y La nota en La Voz de Michoacán Aquí la nota

domingo, 19 de julio de 2009

Re-medios del poeta



Y cuando la lucha de poeta queda a un lado
El camino es triste, humedecido
afuera hay lluvia (el poeta siempre querrá lluvia)
adentro solo hay soledad
cuando los caminos se unen allá, a lo lejos
el poeta escribe... blasfema... bifurca...
cuando los caminos se unen no queda más que un sollozo
un niño jugando con canicas
una señora barriendo colillas de cigarros
lo hermoso del camino es ver del otro lado
acá, de este lado, ya no sé es el mismo
en aquel lado florecen tulipanes...
de este lado benditas yerbas...
remedios caseros de poeta, té de manzanilla para las damas
café para los caballeros...
De este lado donde ahora florece la yerba, les escribo.



Edgar Juárez

lunes, 22 de junio de 2009

De musas y lluvia



Las musas se tocaban contemplando la llovizna
Tocaban sus muslos vigorosos, sus piernas ensangrentadas
Se besaban en sus labios húmedos, deseados, ansiosos
Mutilaban hasta el mínimo rastro de calor en la morada
Prestaban ansiosas sus lenguas a sus bordes bañados en sudor
A su aroma de reliquia conservada cuidadosamente
Descansaban en sus ojos los tatuajes del olvido
Al unísono de una trompeta metafórica se abrieron las puertas de lo desconocido
Y corrieron embriagados en fluidos, en sollozos, en latidos
Tocaron sus formas, sus contornos… se tocaron el alma
Y sus muslos, y sus bragas se mojaban…
El artista las pintaba, las coloreaba en silencio…
Entonces el silencio rompió en llanto a las sirenas
Pero ellas siguieron tocando las estrellas, coloreando sus paisajes
El artista seguía dibujando, retratando en la mente a sus orgasmos
Tocó su última estrofa a sus musas, para después tocarlas con la yema de los dedos
Coloreaba su deseo, sus ansias, su clímax etéreo…
Entonces el poeta abrió la puerta del balcón y contemplo la calma… la lluvia.

domingo, 14 de junio de 2009

Con sal...



Amanecemos en siluetas,
En formas que difuman el diluvio
Que los seres mutantes no son más que palabras de frio sin invierno
De tormentosos ocasos pálidos como tinieblas
Que habremos de almorzar restos de tristeza
Beber lágrimas sin sal
Y convidar las piedras a los abismos
Perecer entre los cirros que nos muestra un cielo descarnado
Oler el borde de tus labios que se alejan timidos
Percibir que cada uno de los instantes es más tibio que el otro
Los hombres somos sólo escencia filosófica
Vulnerables ante todo y ante nada
Corramos mañana para encontrar el sol que nos enfrenta
Que proporciona inagotables ganas de morirnos
Descanse en paz la humanidad, el amor la ha vivido.
Abracemos el deseo en espasmos enfurecidos
En llamaradas de alivio, de congojo
Probemos las mieles prohibidas, los relatos sin dueño
Abraza tu final querido finito, que la sal nos ha manchado el rio

A postear desde movil




Activando postear desde mi movil!

sábado, 13 de junio de 2009

Sobriedad Desolada Octava Parte



Muchas cosas me parecían un poco absurdas cuando niño, por ejemplo nunca entendí porque tenía que vestir bien cuando mis padres me llevaban a la iglesia, era verdaderamente nefasto acompañarlos, tiempo después deje de hacerlo, simplemente me parecía una pérdida de tiempo.
Abordaba el metro a las seis con treinta de la mañana, siempre mi destino era el mismo y fijamente vislumbraba la bienvenida en las tres largas y tormentosas estaciones que me hacían llegar a mi destino, que era irremediablemente la escuela.
Fui un niño bien portado por muchas cosas, siempre trataba de llevar buenas notas y agradar a cuánto maestro se me presentase, en algún momento preferí de más escuchar buen rock and roll.
Probablemente eran las diez de la mañana, eso no importa… Sin más salude a Alejandro, traía en su mano un viejo reproductor de casettes, escuchaba alguna canción de un tal Pink Floyd, yo comencé a escuchar con él, en esos recesos demasiado breves de la escuela secundaria donde asistía, en dado caso ataco una canción que me prendió de sus acordes solerianos o sibemolianos o como sea su letra me bombardeba: Mother do you think they'll drop the bomb, y aquella guitarra resonaba cuando me anime a pedir prestado aquel cassette.
Eran otros tiempos, en aquellos días ahora tan remotos yo no fumaba, siempre me he preguntado el origen de mi adicción al cigarro, a las mujeres, a la calle y demás, pero en cierto momento todo eso me resultaba algo vacio sin mucha importancia.
El gobierno de aquellas épocas era muy parecido al actual, pero son cosas que ahora ya me importan muy poco, antes cuando joven portaba ostentosamente mis playeras con estampados de Che Guevara, con frases que ahora me resultan demasiado trilladas.
No recuerdo si la útopia que creía tan cercana ahora me desborda con pensamientos de que los cambios yacen aislados en las mentes de muy pocas personas, es como jugar siempre al mismo juego, los mismos círculos viciosos, aquellos donde por más que intentes hacer cosas por cambiar el mundo, estas siguen siendo intentos sin muchos frutos, como querer destrozar una empresa gigante, como jugar al ajedrez con la muerte, y va mas allá de The Seventh Seal de Bergman, todo en realidad sería como una película sin final, o un cortometraje al menos, de lo que uno busca cuando es joven.
Muchas veces he creido que la vida va tornándose difícil, aunque estos retos están circundados en extrañas tretas que nos son tendidas, Laura me jodia en gran medida mis días, era asqueroso tener que olerla después de acostarme con ella.
Caminaba agitado por la calle, había bebido tres whiskys y me había hartado en demasía el tugurio aquel, las luces me seguían atacando, era una especie de combinación mortuoria lo que me estaba ocurriendo, tal vez el mentado whisky era adulterado, que se yo, el conflicto ahora era el de estar demasiado bebido y acudir corriendo a buscar a Alicia y tocar a su puerta.
―Alicia ábreme, muero de frío.
―Gabriel ¿Qué haces aquí a estas horas?
No lo sabía sólo quería buscarla pero no me animaba a decírselo, no quería que supiese cuanto necesitaba sus besos, sus abrazos, sus palabras de aliento, me disculpe por mi estado (cosa que nunca pensé podría hacer)
La noche pintaba para una noche de entrega desbordada, ahí mismo en la puerta de su casa, tome el borde de sus brazos acariciando sus delicadas siluetas, besaba su boca ardiente, con deseo inusitado, con ganas de beberla, gracias por acceder a abrir tus abismos a mi ser, te tocaba, te deseaba.
―Gabriel, detente
―Vamos déjame pasar
―No esta vez no
Marche algo desconcertado hasta encontrar un taxi con tarifa módica, regresando con el único pensamiento que podía sentir en todo mí ser, te amo Alicia.

domingo, 5 de abril de 2009

Sobriedad desolada Septima Parte




Mientras tanto creía haber despertado de este sueño largo, eran alrededor de las dos de la tarde y la brisa de esta lluvia en verano no me dejaba en paz, caminé hacia la cocina y encontré un par de huevos que freí sin muchas ganas, a sabor de que habría que comer algo más que alcohol.
La historia de Alicia no es como la de cualquier otra, si bien era una excelente profesionista, había una serie de huecos en su alma, no creo haber podido entender más allá de mis últimos celos hacia ella, tal vez era inseguridad, no lo sé, cierto es que el viento también me originaba cierto celo y la vida en sí era algo complicada.
Eran ya las tres de la tarde y moría por llamarla, nunca pensé necesitarla tanto, cuando todo parecía adverso había ciertos rayos de luz que nos marcaban y trazaban, y carajo también dibujaban nuevos aires, ¿Cómo poder decirte me equivoque? ¿Cómo vencer el discurso?
Anoche por ejemplo, sentí enormes ganas de tenerte a mi lado y no lo conseguí, te dibujaba en mi mente, entre constructos hipotéticos y falacias veraniegas, quise arrepentirme de todos los errores cometidos pero lo único que conseguí fue desearte más y ser un cobarde.
― ¿Qué te parece si fumamos un poco de hierba?
― No gracias esas son cosas del demonio.
Entre risas y llantos mentales pude encontrar el cielo y compartirle a mi viejo amigo daniels mis más intimos versos, quise pedirle también una especie de bola mágica para deseos imposibles de cumplir, vamos... que haría usted con una bola de esa categoría, probablemente usted pediría un poco de dinero para solventar las deudas, algún otro pediría un coche deportivo, otro pediría sanar la enfermedad que lo aqueja, pero yo querido lector, yo pediría quedarme con Alicia toda mi vida.
Creo que en realidad cada uno posee esa maldita bola, no se sorprenda mi querido amigo, la bola nosotros la tenemos enfrente, y cometemos tantas pendejadas por no hacerle caso, por ejemplo, si usted camina por la banqueta, ve mierda de perro en el suelo y la pisa, la bola ya hizo su trabajo, lo mismo pasa con las relaciones, a cada minuto la bola te avisa que estas a punto de pisar mierda, sin embargo el ser humano y sus complicaciones mandan directo al demonio todas las profecías de la mentada bolita.
Entonces le dije: Vamos a ver al mentado Jodorowski haber que tal…
―Eres un maldito enfermo Gabriel
― ¿Tienes mierda en el cerebro?
No, no, nada de eso, sólo encuentro la necesidad de intentar de nuevo y encontrar esa paz que ambos deseamos, sin más comenzaré a corregir el futuro, al estilo 2001 a space odyssey, pero que más puedo pedir si las cosas parecen escritas... sí, como diría mi buen sabina: Que nunca sepas ni como ni cuando, ni ciento volando, ni ayer ni mañana…
Y desperté entre sabanas y frío contemplando el aura de mañana, Alicia en mis íntimos deseos, de intimidad desolada, quisiera ser sobrio por siempre, sí, estos versos son para Alicia, y si no sé siquiera si ella mañana los leerá…
―¿Son las cinco de la mañana Gabriel?
―Si adela… (o Alondra, Valeria, Julieta)
¡Vamos! El café también se enfría
Sí… Te deseo, necesito, vuelo y escribo…
A tu lado conmigo, con él, sin ti

martes, 24 de marzo de 2009

Sobriedad Desolada Sexta Breve Parte

recostada Pictures, Images and Photos


Y desperté…

Tenía su cabeza recostada en mi pecho…

Sin más, tuve que gritarte bajito: ¡TE AMO ALICIA!



Edgar Juárez

domingo, 1 de marzo de 2009

Sobriedad Desolada Quinta Parte

Magritte - Shoes Pictures, Images and Photos

Sobriedad Desolada Quinta Parte

―Neruda es malísimo entiéndelo, dijo Alicia con voz despectiva, voltee hacia el tocador y encontré mi cajetilla de Raleigh vacía, ―últimamente comencé a fumar en demasía esa marca, que siempre consideré marca de ancianos, tal vez era mi tercera edad temprana, muy temprana.
No creo haber podido entender a Alicia, en muchas ocasiones es tan complicada, ayer, (por ejemplo) caminábamos tomados de la mano en el centro de la ciudad, a lo lejos pude ver que el reloj de catedral marcaba las cinco de la tarde, ―éramos ya una pareja formada, después de la famosa e inventiva regla de los 5 cafés, todo parecía estar colocado en el punto exacto donde tenía que hacerla mía, sus senos, sus formas sus ganas de mí, me hicieron perderme en su jungla, en su magia y en sus deseos, escapadas furtivas en los momentos de decirnos tantas cosas que necesitábamos, desde un: ¡ te extraño!( que sonaba irreal) después de habernos visto cuatrocientas setenta y cinco horas(carajo comienzo a hablar como ella) hasta encontrarnos en los alrededores de su casa. El centro seguía siendo el mismo, por lo menos caminar junto a ella era distinto, ¿cómo describirla?
―Me choca que tu comida llevé tanto picante ¿No te hartas? (en realidad amaba su forma de comer, yo no podía hacerlo, mi maldita gastritis me aniquilaba).
―No, no me harto, me encanta ¿Quieres probar? ―A ver, pero solo poquito, contesté con ese acento que usan los enamorados, ahora creo en las formaciones que entran y se almacenan en tu cerebro, ese tonito simple que usan los enamorados, no sé donde lo escuche, tal vez al caminar por aquella alameda en otra (¿ó esta?)Jodida ciudad, en una estúpida telenovela de ese autoproclamado “canal de las estrellas” que mi madre miraba todos los días ó en mis más simples deseos y regresiones psicológicas de las cuales siempre me burle y ahora repito como imbécil (No me arrepiento).
Eran poco más de las siete de la noche, la luna aún dejaba a lo lejos mostrar su nauseabunda soledad, fumé el penúltimo cigarrillo de mis marlboro, y caminé por división del norte, entre a la curva, de ahí nadie salía con vida y el agua mi niño iba más allá de las canciones de los three souls, los olores fétidos me molestaban de sobremanera, pero carajo después de un rato el cuerpo y esa bendita homeostasis hacían su aparición.
― ¡Hey Gabo! ¿Cómo estas güey? Bien Bien contestaba, la verdad es que no había tenido muy buena tarde con Laura y preferí salir a beber un poco, cierto es que había encontrado una nota sobre la mesa del departamento que rentábamos en la calle monterrey, ―Me fui con Daniela a Teques regreso mañana, dejé algo de jamón y sopas instantáneas para que comas. Te Quiero… Laura.
―Trae un whisky doble al buen Gabo, tiene cara de pocos amigos, maldito Omar; me conocía a la perfección, una mañana lluviosa (de esas que odio tanto) salimos al recreo en la primaria Agustín de Iturbide, siempre me queje del maldito nombre que tenía mi escuela primaria, leía los libros de texto que editaba el estado y mandaba con muchos días de retraso a la “venerable” institución, la maestra Norma siempre nos dejaba realizar los ejercicios del estúpido libro de matemáticas que tanto odiaba, yo hubiera sido completamente feliz si todos esos libros que llegaban fueran únicamente libros de lecturas, que a pesar de ser demasiado infantiles, (sin alardear, siempre me molestaba que fueran tan idiotas) eran mi contacto directo con la literatura si es que podemos llamarle así, esa mañana, pude hablarle a Jessica en las inmediaciones de la cooperativa escolar, siempre había mirado su sonrisa, era hermosa tanto como ella, pero siempre he sido un cobarde con las mujeres, y Jessica no fue la excepción, mi peor sorpresa fue cuando descubrí que era la hermana de un tipo de quinto año, ―Deja de molestar a mi hermana pendejo, ahí conocí a Omar, y él conoció mi forma de abordar a las mininas.
Eran ya, cuatro los whiskys que había bebido, me levante de la silla buscando el sanitario, no puedo negar que el bendito amigo había aniquilado algunas neuronas, o por lo menos había hecho un completo desorden en mi cerebro, encontré a Sofía afuera del sanitario para damas(que paradójico) ―Hola Gab ¿Oye qué plan tienes después de aquí? Dudé un poco en contestar pero firmemente (después de algunos segundos que parecieron horas) contesté: nada, tal vez largarme a ver unas películas de Bergman, ― ¿Bergman? ¿Te gusta? Respondí afirmativamente, aún cuando sabía que nunca había visto un solo film del sueco.
Salimos acompañados y cruzamos insurgentes, caminamos por largo rato, yo contándole mis historias de camas vacías, ella hablando de sus viajes y su licenciatura. Sin ademan de caballero, entre primero yo al departamento, hice las disculpas pertinentes sobre el precario estado en que se encontraba la morada y disfrutamos el film Fresas Salvajes.
¿Crees que puedas poder entender algún día las películas de Bergman? No (contestó tajante), me gusta en demasía pero no me introduzco de más en su filosofía, digamos que soy más adicta a la calidad del guión y la profundidad de la fotografía, Sofía contestaba mientras se subía los blue jeans que marcaban sus delicadas nalgas, estuvo bien Gab pero me tengo que ir ¿No te molesta verdad? En lo absoluto, contesté, aunque me daba perfectamente igual, si iba o venía, mi mente no estaba ni en ella, ni en Laura, sabía que mis días en esta ciudad estaban contados, me apresuré y llamé a Sofía, oye una pregunta… ¿Por qué te llamas Sofía? ―No te apures, no tiene nada que ver con aquello de sabiduría, mis papás (ríe con malicia interna), ni se interesan por leer, ni por esas pendejadas de la filosofía, son mejicanos.
― ¿Recuerdas cuando me pediste que fuera tú novia amor?
―Como olvidar el café numero tres (ó el segundo, o el primero) como fuese, nunca iba a olvidar esos cafés, nunca había disfrutado tanto los expresos, me gustaban antes de ti, pero la atmosfera a tu lado era distinta, (seguía sin creer en la máquina de los rubios) necesitaba tanto a Alicia, que no telefonearla un día me hacía volverme un paranoico perdido en soledad.
― ¿Pasas por mí al ballet? Quise decirle que no, simplemente me sentía demasiado intranquilo al no saber donde se encontraba, la necesitaba más de lo que ella se daba cuenta, llevaba dos meses sin beber, y no quería tragos, el vicio ahora eran sus ojos, sus labios, su ser.

Salí de darme una ducha, abrí una cerveza que había dejado olvidada Laura en la última fiesta que había organizado en nuestro departamento, me dejó la boca con un olor desagradable como a… si eso, mierda bucal, ese olor que tienes cuando despiertas y todo en nuestra boca son palabras llenas de mierda y querer maldecir a una pared siempre me ha parecido algo estúpido.
¿Cómo correr cuando el agua que se anida en las banquetas nos humedece el alma?, ¿Cómo decirle al tiempo que detenga su marcha?, a la vida que no siga por qué se va de las manos, a nuestros sueños que no sean utopías, a vivir con esta amargura que define todos nuestros días.
Escuchaba a Stone Temple Pilots y decidí telefonear a Silvia, era una vieja amiga de tetas grandes, algo espantosa de mirada pero que importaba necesitaba compañía.
― ¿Silvia?
―Ella habla
―Hola soy Gabriel, me preguntaba qué harías este fin tengo algunas películas que podemos ver, y no sé tal vez podemos largarnos por algún whisky y beberlo placenteramente.
―No puedo, estoy acompañada, quizás luego.
Dudé de la compañía de Silvia, ella había quedado muy molesta después de haberla dejado plantada en el café anzures hace dos semanas, preferí quedarme follando con Laura, ahora pude arrepentirme.
No tuve otra opción que salir por un whisky a la vinatería de don pepe, siempre tiene algo que surtir, aumentando los precios al doscientos por ciento, como debe de ser, el es un viejo que perdió la pierna hace veinte años en un accidente automovilístico, desde entonces con el dinero que le dejo el seguro de trabajador en una transnacional, decidió iniciarse como gran empresario y montar una vinatería en la esquina de Medellín y San Luis, regresé en menos de diez minutos a casa, destape la botella y contemple los automóviles sobre monterrey, ¡qué va! Seguía sin entenderlos, sin entenderme y sin pensar en lo que debí pensar hace mucho tiempo.
Waiting on a Sunday afternoon… coreaba en medio de una sala vacía, necesité dormir y lo hice, mañana pensaré…


Edgar Juárez

Dormitar sin sueño

Salvador Dali Pictures, Images and Photos

De una burocracia interna parto a tu destino
Calmando el fuego y mis sentimientos abnegados
Llenando a cada paso tus caminos mesurados
Veo y lleno de añoranza tu gloria, tu alma, tu regazo
Ojos para oler, piernas para soñar…
Engañar a las almas del infierno
Comernos en palabras nuestro desayuno frío
Dejarnos sin aliento
Lo que puedo describirte es boceto, es dibujo, es imagen sin dueño
Quiero platicarte de mis celos,
Quisiera odiarte sin medida y en destiempo
Las partes nos han cambiado, no necesito dueño
Dormitar y soñar sin sueño
Viajar sin rumbos ni dueños

Edgar Juárez

lunes, 9 de febrero de 2009

Sobriedad Desolada Cuarta Parte

Botellas Pictures, Images and Photos

Llegaste a tocar la puerta. ― ¡Abre Cabrón!― No abrí.
Caminé por largo rato a la orilla del viejo rio del desagüe, pensaba demasiadas cosas, te necesitaba; eso era un hecho.
Cual si yo fuese aquel rio, seguía fluyendo; no encontraba mucha diferencia con su caudal, yo también estaba lleno de mierda. Hay ocasiones donde la vida depara caminatas que logran darte muchos puntos para entender algo, para entendernos, si es que podemos llegar a hacerlo.
Siempre camino cuando las cosas no parecen hacerlo. Mi tiempo no es más que una especie de combinación mortuoria en medio de la nada, del vacío, del espasmo de aventurero que siempre he tenido.
―Mañana a las seis en punto
― ¡No me chingues! Tengo clase de ballet
―Te necesito, en verdad; Te extraño
― Te llamo después
Medité (si es que eso es meditar) por largo tiempo, creí que las situaciones que nos ocurrían me remitían a un pasado no muy lejano, mi imaginación entonces tomaba otros aires, no encontraba forma ―meditando bajo una escalera― para corregir el error del martes pasado.
¡Vamos! Era un día cualquiera, llegue como siempre con la puntualidad que tú nunca cumplías a nuestro (Porque nosotros lo hicimos nuestro) café, para mi sorpresa tú ya estabas ahí, noté con mucha fijación que aún no ordenabas nada, tu rostro parecía el de una virgen ¡Bah! Guadalupe se queda a veinte cuadras de distancia, te miré y no pude más que decirte: Hola―con ademanes estúpidos e innecesarios, después una mesera con una amplia sonrisa se colocó a mi diestra y pregunto con voz cálida, angelical y sugestiva:
― ¿Que van a ordenar?
― Un americano (Mientras desgarraba las vísceras de un Raleigh en el cenicero)
―Lo mismo, respondiste tú con aquella sutileza y elegancia que me desquicia
Te extraño como nunca antes lo había hecho, ya sé que son esas cosas tontas del amor pero que le puedo hacer, siempre necesite un abrigo como el tuyo, ahora ya no puedo separarme de ti por alguna jodida razón, no son tus bragas, tus placeres, tus besos,¡ Mierda! No sé, ―creo que a estas alturas el no sé, estaría representado por aquello que la televisión me enseño a nombrar amor―.
Alicia―dije con un tono pausado― he pensado mucho en nuestros momentos, incluso he llegado a imaginar algunas tretas para hacer que mi estúpido egoísmo quede relegado, tú solo asentías con la cabeza.
Mañana cumpliré un día más como desempleado, creo que mi falta de constancia me ha hecho llegar a este punto, como una especie de burla del destino, no son metáforas de sueños gráciles, creo que mi presente comienza un camino de autocorrección, de relacionar ideas y pasar de camas solitarias a habitaciones con mujeres y rodeadas de soldaditos de plomo.
― ¿Gabriel quieres cenar?
―No, gracias
―Algún día morirás de hambre
Minutos después de la constante (ó por lo menos un par de veces) invitación a cenar por parte de mi madre, el interfono de casa de mis padres hacia su ruidosa intervención, atendí con mucha indiferencia:
― ¿Bueno?
― ¿Gabriel? ¿Eres tu cabrón?
― Sí, ¿Que pedo Omar?
― Hay fiesta en casa de Sofía ¿Qué pedo le caes?
― Me ducho y te caigo
Sofía era una de esas mujeres de gustos excéntricos, alguna vez la oí decir que en su último viaje a Suecia visitó la casa donde naciera Ingmar Bergman, y su excentricidad la hizo querer hurtar algún tabique sucio y desgastado de la misma, para colmo de males (o beneplácito de algunos) sus padres―unos perfectos burgueses― habían salido de viaje y ella estaba decidida a hacer de su casa un excelente hostal para parejas que esa misma noche conocerían los placeres del sexo colectivo.
Llegué sin muchas esperanzas a la fiesta, (demasiado glamurosa a mi parecer) y dentro de ella pude ver rostros muy familiares, aunque preferí saludar con algunos grandes metros de distancia.
― ¡Gabriel! ¡Por acá cabrón!
Quise no voltear, pero la escena estaba diseñada para encontrar a Carlos, regresé con mas apatía que alguna otra cosa al encuentro con aquel “gran” amigo, pude fingir todo el tiempo que me interesaba por demás la actualidad en el mundo de las finanzas, que estaba por demás emocionado por el triunfo de la Universidad en el último campeonato de futbol nacional, pero no pude mantener serenidad alguna cuando el imbécil pronuncio con un acento bastante desmedido las palabras mágicas:
― ¿Aún te sigues tirando a Laura?
Lo sé, pude responder como cualquier hombre que hace gala de su virilidad, pero lo cierto es que la simple conjunción de signos me hizo temblar, gemir, recordar, odiar. Aún después de todo el simple hecho de escuchar su nombre me hace estremecer, no es ella, son nuestros hechos, como cuando te arrepientes de haber vivido ciertas cosas, ¡joder! Tal vez no es arrepentimiento, no lo sé, lo cierto es que contesté con una pregunta que sonó más inverosímil que un McDonald’s en la URSS:
― ¿Y eso es relevante topo?
―No lo sé cabrón, a eso te dedicabas en los últimos años
― Sí creo que sí
―Oquei cabrón, ¿Estarás mañana en tu casa?
― En la noche güey
―Nos vemos entonces
Carlos, estrecho mi mano y se despidió, tenia cosas que hacer en la mañana dijo.

Edgar Juárez

miércoles, 4 de febrero de 2009

Un regreso

Maleta Pictures, Images and Photos

Despedida sin sentido y con regreso
Aquí he venido a dejarte mis restos humeantes
Mi soledad y mis delirios
Cuento cada paso, cuando ahora siento frío
Un frío que me desgarra el alma y el corazón
Una luna sin noche, una noche sin luna
Corazones desesperados por regresar a su origen
De llanto y decepción, de ambición psicodélica
De viajes en trasatlántico, en crucero, en balsa
Quiero necesitarte más de lo que espero
Más allá del tiempo, más allá de mis lagrimas
Necesidad de palabras que me ubiquen a cada minuto
No puedo pedir sentimientos, no pienso buscarlos
Caminando encontrarnos, caminando desearnos
Volar sin aviones, con alas de entrega
Sueña y encuéntrame en tus sueños
Desprende del firmamento mis ideas.

domingo, 1 de febrero de 2009

Bocas y Deseos

bocas Pictures, Images and Photos
Tu boca como desafio, intriga, necesidad
Tiempo de palabras, de versos, de novelas
Realidades encontradas en el borde de tus labios
De mañanas y tardes oscuras
Boca suave, cálida, con señales de ansiedad y deseo
Con aroma de rosas congeladas, de fresas con miel
Boca de mejor postor, labios de intriga
Sueños, mares, océanos, besos tuyos
Ojos con ganas de mi tiempo
Boca con ganas de mis besos y yo de los tuyos
Deseos reprimidos, caminos solitarios
Besos de aguardiente, besos que embriagan el frío
Boca cocaína, de delicado síndrome de abstinencia
Cara deseo, encuadre perfecto
Senos firmes y delicados, como imagino tus recuerdos
Como deseo tu ser en mis momentos
En mis ganas, en tus intentos
De mis manos accidente, de tus labios perfectos
Tus horas que cuento como mas intimo encuentro

Edgar Juárez

viernes, 30 de enero de 2009

Oficio de Poeta ó Re-Invención: Beat Generation

Photobucket

A mis amigos letrados de platicas sin fin.

Gian: Es de la vieja estirpe Queretana, sufre… ¡No es hijo del pueblo! Dice. Pero tiene entre sus charlas, cosas que lo ponen a uno a pensar (de más, diría yo).
Debate entre Simpsons y Friends, debate entre lo español y lo hispanoamericano.


José Agustín: El más afamado entre los poetas de la Escuela de Letras de la Michoacana, entre análisis semiótico, cuentos sobre borrachos y poemas para putas y otros orgullos, es el de más creación.

Edgar: De ese pendejo no sé nada!!

Viejos amigos de escuela alcohólica.
De pláticas sin fin y en continuo debate.
No dejo de pensar en que somos una brevísima re- invención de los poetas beat
Bueno, tal vez somos región cuatro
Pero como diría José Agustín: “Como chinga el poeta”
Que bonito es chingar cuando se chinga con peosía o solo chingamos por chingar
¡Pero ya! Para análisis de esa palabra les dejo en Paz, o hablen con Gian, el los podrá ayudar.

Edgar Juárez

Apoya el regreso de Soda en 2011

Photobucket
Algunos podrán entender a los verdaderos fans, Soda es una especie de heroína, y siempre quedan las ganas de darse otro arponazo =)) Hay queda la liga




VOTEN!!!

Crónica de un concierto anunciado* ( ó lo que es lo mismo: El mejor concierto de mi vida)

Photobucket
Todo comenzó a eso de las cuatro de la tarde (Si espere a Soda Stereo ocho años, que mas daba esperarlo cinco horas). Llegamos a las inmediaciones del foro sol, entre los típicos suvenires que proporcionaban una química distinta a la emoción que corría por todo mi ser.
Soda, se apoderaba a cada minuto más de mi cuerpo y de mi alma, ver a una banda que has esperado toda una vida es bastante gratificante. Así pues, comenzamos la aventura y a las siete de la noche estábamos, ya dentro del foro q lucía hermoso, con seis grandes pantallas, y tres de ellas en el escenario, esperando sólo a soda. Comenzaron a llegar las primeras cervezas, ―Que no se aun por q extraña razón sabían a gloria en medio del frío―, y así circularon más y más cervezas; pero llegó la hora crucial: Nueve de la noche y soda no salía, esos treinta minutos que tardaron en salir, fueron una mezcla de ansiedad con euforia inigualables.
9:32 de la noche...
Comienzan levemente en medio de la oscuridad, los acordes de lo que parecía ser la última grabación que soda hiciera como banda; y sí, efectivamente... La guitarra de Gustavo Adrian Cerati Clark dejó caer los acordes de: "Someday One Day" de Queen, en la versión "Algún Día"; qué soda grabara en el 97' para el tributo a Queen... “La música aturdía y no escuchabas mi canción..." así comenzaba a oírse la voz de Cerati, en ese breve encorder, para comenzar de lleno el concierto con: Juegos de Seducción y un estremecedor "Hola México Lindo… Bienvenidos al juego de seducción" y de esta manera dio inicio el recital, con una emoción que me hizo vibrar al borde de las lagrimas y llevarme a un nirvana terrenal.
"La música mueve objetos a la distancia gente... Telekinesis" con esta frase Cerati dio comienzó un clásico del primer disco de soda: Tele K, después una serie de acordes rápidos, nos dieron el inicio de Imágenes retro y mis ojos percibieron de nuevo esas imágenes, aunque seguía soñando con telarañas. Texturas del Disco Dynamo hizo aparición junto con hombre al agua; que seguían estremeciéndome aun más. ―"Nos Verán Volver... A México... Otra Ciudad de la Furia"― Con esta frase, que recuerdo como si hubiese sido ayer, comenzaron los acordes de: En la ciudad de la furia y la gente eufórica, dentro de un foro sol a reventar; no dejaba de corear esa gran canción del disco doble vida.
Terminada la canción, Cerati nos invitó a comenzar un Pic Nic en el foro sol, y sonó ese arpegio inicial y memorable de la canción, mientraslas pantallas, como testigos mudos del acontecimiento; hacían aparecer el coro de la pieza, entre sus pixeles: PIC NIC! con letras rojas.
Fue momento de Zoom anatómico; canción que hubiese prometido llevar hasta el oído de mi amigo “davich” que no pudo estar; y así fue, tome mi celular y llamé; juntos cantamos esa memorable canción... ―Quiero un zoom anatomicoooo... ― Pero inmediatamente después de terminada zoom, sin dejar de tocar, comenzaron los acordes de: Cuando Pase el temblor y de paso, aprovechando la llamada deje q mi amigo la disfrutara, y de esta forma cantamos... Yooo caminare entre las piedrassss.... Momento de Final caja negra; pero la orina hacía estragos en mi cuerpo, nunca corrí tan rápido al sanitario. ¡¡Hey!! Pero también necesitábamos combustible, así q pasé por unas cervezas con el respectivo señor de las “chelas” y vámonos, llegué aún a escuchar Final Caja Negra, después siguió: Signos en su versión original del disco del mismo nombre, aunque me hizo recordar la versión que tocaron él en vivo: Ruido Blanco, terminada esta excelente pieza, se escucharon los acordes de: Sobredosis de TV; después fue momento de danzar… ¿Y cuál más? Danza Rota fue la encargada, Trátame Suavemente me hizo recordar miles de cosas y pedir suavidad solamente eso... ―No quiero soñar mil veces las mismas cosas ni contemplarlas sabiamente, quiero que me trates suavemente.
Momento significativo: Persiana Americana; La gente explotó en jubilo sin igual, en este ultra eufórico y nostálgico recital. Momento de Fue, una de las mas nostálgicas de soda, se hizo a petición de Cerati, iluminar el foro sol… Con la frase "No hay estrellas tenemos que crearlas" fue hermoso observar todo el foro sol iluminado de tal manera, Tiempo de Primavera Cero, me hizo recordar las ultimas épocas de soda.
No existes; otra gran canción porque… ― alguna vez fue que planeamos... Momentos después Cerati armado bajo una Jackson Azul, comenzó a realizar slides largos en su guitarra y yo pensé en ese momento, que daría inicio génesis, que solo interpretaran en el Unplugged; pero la sorpresa llegó al darme cuenta que era: Sueles Dejarme Solo; de las primeras canciones que me encetaran de soda, del disco: Canción animal; fue así como llegamos al Séptimo Día y su clásico: Odio Este domingo Hibrido de siempre… me da igual… me da igual... Para transportarnos también con Un Millón de Años Luz, ― otra de mis favoritas de soda―.
¡Pero carajo! ¿Cómo escoger favoritas? Entonces llego uno de los momentos cruciales del concierto: Sonaron los acordes de aquella: Música Ligera y no existía alma que no brincara y gritara la canción; un coro sublime, Cearti calla, y todos los seguimos con una gigantesca emoción cantando, al término de esta canción Cerati exhaló el lema clásico: GRACIAS.... nosotros contestamos: TOTALESSS y se apagaron las luces.
No pensé que fuera el fin del recital, sabía que había algo más, el logo de soda stereo en las pantallas me lo decía, y efectivamente regresaron con un hit: Disco Eterno, y yo seguía “alocado”, gritando las frases: "No Te Vayas Nunca Soda" "Te Amo Soda" pero disco eterno nos hacia poner a soda stereo, y movernos tornasol para recibir otra grande, porque nosotros sabíamos que ya había caído, entonces: Cae el Sol nos hizo estremecer... Pero a soda sólo le basto decirnos que éramos cómplices los dos; para comenzar a saltar y responderle el llamado de: Prófugos, que fue la siguiente pieza, terminada esta; un repentino adiós, me hizo dudar que soda regresara, pero algo dentro de mí, me decía que tenían que hacerlo. Hubiera querido que jamás acabara, es esa sensación que hay en los conciertos cuando sabes, que está a punto de terminar.
Todos coreábamos el que se volvió clásico durante todo el concierto: ¡¡OE OE OE OE SODAAA SODAAA!! ¡¡OE OE OE OE SODAAA SODAAA!!
Una guitarra se comenzó a escuchar… y sí, regresaron, y vaya con que pieza, una que me fascina; y que creí imposible que tocaran, se llama Zona de Promesas y el coro era una comunion entre soda y mi ser "Tarda en llegar y al final y al final hay recompensa.” Que genial escuchar esa cancion, me conmovió mucho más que cualquier otra, fue demasiado sorpresivo, terminado este himno; Cerati preguntó: ¿Que tocamos? ¿Nada? ¿Nada? y el clásico llego… "Y no encuentro nadaaaa nadaaa oh oh oh Nada Personal..." y ésta vez; Cerati nos dijo adiós, pero creyendo que nos faltaban Vitaminas, nos las lanzó. La canción, con esa peculiar frase que realiza el coro de la misma, con pildoritas dibujaban el escenario me hicieron bailar. Durante todo el concierto, una pantalla fue para cada integrante, lo que producía no perder ningún detalle, mientras todos coreábamos: ¡ Oyeee Te Hacen Falta Vitaminas...!!!! Y así, terminó, con los tres grandes dando las gracias por el tiempo de espera, y con mi adrenalina a full; por haber presenciado el concierto más emotivo de mi vida, porque he tenido días y momentos preciosos, pero aquel día simplemente ha sido el mejor día de mi vida, por toda la controversia que generó, la expectativa en mi ser y el sueño al igual que el mío, de muchos soderos, ver por lo menos una vez a la banda que nos ha hecho ser felices en muchos momentos, desde las fiestas con música ligera; hasta la soledad de nuestra habitación con Camaleon y Pasos.
Un concierto Impresionante y nostálgico; con la gente coreando y lanzando ovaciones a la mejor banda del rock en español.
Para mí fue algo sublime, nunca había cantado todas las canciones de un concierto y Soda, con su magia lo logro.
Gracias Soda. Gracias Charly, Zeta, Gustavo, por dejarme disfrutar de lo mejor de sí.
Un concierto simplemente inolvidable, los realmente soderos que estuvieron ahí, me entenderán; los que no, dios los perdone.
GRACIAS...TOTALES

* Parodia al título de la famosa obra de Gabo.

Edgar Juárez

viernes, 23 de enero de 2009

Sobriedad Desolada Tercera Parte

caminos Pictures, Images and Photos

Me gustó oler tus labios después de terminar nuestro encuentro, Tu rostro era suave, desafiante y en gran medida me solicitaba un abrazo que en esta ocasión no podía brindarte. Si bien no he sido férreo seguidor de los abrazos posteriores al encuentro carnal, de viseras, de tormentosas señales, tus latidos me solicitaban caricias, que hoy no supe como ofrecerte.
Antes de mi viaje sólo pude decirte te quiero, con palabras entrecortadas, con malicia que guardaba en el viejo hueco de mi corazón, complete mi frase terminal, ¡Hasta nunca!
Cualquier otra persona ajena a nuestro encuentro pudo haber dicho que mi actitud fue la de un patán cualquiera, bien… esta vez yo no quería abrazos, yo no quería tetas, culos, braguetas, bragas, fluidos. Hoy quería oír tu voz como eco, deseaba que olvidaras todos los detalles que habíamos vivido, todos los tiempos y momentos de un pasado bizarro, el amor es un invento de la burguesía.
En la estación de autobuses gritaste: ¡Gabriel, No te vayas, te necesito! No supe que responder en el momento de sentir esos escalofríos que te recorren de pies a cabeza, ¿Como pudo hacerlo Laura? Tan firme, tranquila, y después de haber dejado pasar tantos años, tantos orgasmos, pedirme con frialdad absoluta que no me vaya.
80 km/h y el maldito (ó bendito en el mejor de los casos) autobús seguía su marcha, su destino era fijo, para mi simplemente era incierto, no cito al lugar, hablo de los sucesos, de ese cosquilleo de llegar a un lugar donde nadie puede saber mi pasado, si soy alcohólico o lo fui, todo se vuelve atemporal, distante, vil y cruda ficción con un toque de realidad necesaria.
Llegue sin más esperanzas, que emprender una vida que era corrección del pasado, ― Bien… Hostal mediocre, champú de olor a rosas, jabón desagradable y toallas semi limpias, vamos que podía pedir por 150 pesos.
Amalia era el hostal, centro de la ciudad, edificios coloniales y esas cosas que uno simplemente termina por convertirlas en cotidiano, y el turista, siempre ávido de conocer, pide a gritos detalles innecesarios. Qué más da si es colonial ó contemporáneo, termino dando importancia igual a cero a esos pequeños detalles.
Después de comer una torta de milanesa con una coca cola fría, camine al abrigo de unos viejos delicados, por el centro de esta ciudad; al caminar sentía el acoso del verano, los aires que comencé a respirar en esos días fueron animosos, el resto fue comenzar a escribir bajo las páginas de una novela que yo empezaba a redactar sin muchas ideas.
Alquile una pequeña habitación para estudiantes al norte de la ciudad, seiscientos pesos, agua caliente y tienda de abarrotes a la brevedad, eran mi mejor oferta.
La nueva vida como llegue a nombrarla, me agradaba; nada era más necesario que salir, comprar una botella de whiskey, tirarme a beber por horas y necesitar el abrigo de unos labios.
Tiempo después el almanaque estaba configurado, harías tu aparición triunfante entre libros a la mitad de aquella vieja librería donde buscaba algún título de interés, descubrir esos ojos que fueron augurio de felicidad y de deseo me convirtió en el ser mas intempestivo que podía existir sobre este mundo. Sí, desde ese mismo instante me hice adicto a tu mirada, a tu imagen y a ti.


Edgar Juárez


Blogalaxia Tags:

martes, 20 de enero de 2009

De comparacion y ojos lindos.

Galatea of the Spheres by Dali Pictures, Images and Photos

Y como no estar enamorado de los ojos mas lindos, los mas puros, los mas profundos
de las miradas intrigantes y tu ostentosa persistencia
como no amar a las tres letras que se vuelven nirvana, limbo , deseo
hoy me aopoyo en verso libre, sin ideas rebuscadas
sin frases o palabras rimbombantes
por que el verso es libre cuando existen ojos como los tuyos
ojos musa, piel de sabor suave y besos tibios
hoy el verso libre es la sinceridad
hablemos de todo lo pasado para construir a lo futuro
podria citar libremente lo que tomo en cada paso
lo que eres para mi
de bukowski eres mi whiskey
de nirvana mi suicidio kurtcobiano
de axl rose su heroina
de fellini mi ocho y medio
de bergman su muerte desbordada
de sabina sus peces de ciudad
de los beatles mi lucy, mi something, mi a day in the life
de soda mis ganas de volar y deborar tus pasos
de la urss mi stalin, mi lennin
de peter gabriel in your eyes
de los fabulosos mi gitana
de floyd, mi pulse, mi dark, y soledad
de benedetti mi avellaneda
de cortazar mi rayuela, mi bestiario
de arreola mis cuentos
de shakespeare mi sueño de una noche de verano
de rulfo mi pedro paramo
de vargas llosa mi ciudad
de borges mis senderos
de onetti mi juntacadaveres
de fuentes mi aura, mi artemio cruz
de kerouac mi camino
de burroughs mi almuerzo desnudo
de portishead mi beth gibbons
y de mi corazón, pasion
eres como solo tu puedes serlo, en forma libre o estructurada
con metrica y rima
con blasfemia o con sinceridad
con o sin poeta
sin mentira y con verdad

Edgar Juárez

viernes, 12 de diciembre de 2008

Sobriedad Desolada Segunda Parte

soledad Pictures, Images and Photos
Segunda Parte

Había de recordar, hace algunos instantes que la vida me ha tendido ciertas trampas, si es correcto nombrarlas así, días nauseabundos ocupaban mi ser que era ya en parte compensación a mi maltrecha vida corroída por sabanas blancas, e incluso podría decirse que encontradas por convicción propia.
Conseguí empleo, fue algo insólito, por primera vez un tipo detrás de un escritorio acepto mi precario curriculum, vamos, ¿Que podría citar en él?: Bebedor incontrolable, fumador desde los trece, afinidad por el rock, certificado de preparatoria con un inexacto seis de calificación. Aún desconozco la razón que tuvo aquel hombre calvo y mal trecho para darme empleo, me pareció ver un perfecto burócrata con saco de aspecto corriente, con cara de simplicidad y obligación, y por supuesto con un envase de coca cola encima de su escritorio, sea como fuese, pude conseguir el empleo a pesar de mis constantes contradicciones, y mis inagotables ganas de beber.
Tu mirada me llamó desde el primer segundo, pude jurar en ese mismo momento que no había visto ojos tan hermosos como los tuyos, quise tenerte más de dos segundos sobre mí tiempo, en realidad era una cita entre tú y yo sin necesidad de hablar de cosas sin sentido.
Platiqué con un vagabundo a dos cuadras de la entrada a mi casa, ¿Qué demonios le pasa a la gente? ―No lo sé viejo amigo. En realidad me faltaban amigos, el vagabundo era una excelente excusa para no sentir mi soledad nuevamente, respondí estúpidamente con otra pregunta: ¿Que es la gente? ― ¡Bah! No lo sé, contestó el viejo con un acento algo incomprensible, en realidad no sabía que era la gente, ciertos días cuando caminaba en aquella vieja ciudad, me pregunte muchas ocasiones lo mismo, nunca encontré respuesta coherente. Lograba minimizar mis deseos por comprender todo lo que ocurría con alguna copa a mi lado, tal vez no era lo más adecuado pero los inicios de todo se remontan a estragos originados antes de la transformación en la que me encuentro.
Tiré un par de monedas al lado suyo y seguí mi camino, entré a mi casa, coloque un disco de Björk y me tire en la cama acompañado por el fiel amigo cigarrillo, no podía dejar de pensar en las cosas que podían ocurrirme en estos días, si bien el camino correcto estaba marcado, la idea de encontrar un motivo tan deseado, tan prometido, era algo completamente bizarro.
Corte por avenida Juárez mi camino, seguí pensando en ideas moribundas y deseos reprimidos, soñé con encontrarte al lado mío, imagine tu rostro gritándome, necesitándome más de lo que yo inconscientemente lo hago, si bien tenia aquel recuerdo del café y nuestras platicas no pude recordar momento alguno donde no necesitara ver nuevamente tus ojos.
Los días parecían grises, mi mente los coloreaba en ese tono, por extraño que parezca me hice adicto a la soledad, más que al cigarrillo o al whisky, si bien había conseguido trabajo, mi línea seguía siendo una búsqueda constante para encontrar un espasmo de sensibilidad en los momentos que conformaban mi vacio.
Tenía que haber versado en mis viejos escritos para poder seguir preguntándome como eran aquellos días, que hoy cito como prehistoria, aquellos días donde no importaba nada, más que salir a la calle y hacer lo que siempre me llenó. De quejarme abruptamente por el neo-liberalismo termino convirtiéndome en lo que siempre critique.
Corrí hacia el abrigo de tus brazos, en mi mente suplicaba que nunca te alejaras de mi, tú solo pudiste decir: ―Anda… que mamá nos espera para comer. El viejo no era un tipo común, nunca pude verlo alcoholizado, tal vez eso era lo que más me recriminaba en mis tiempos de escapadas furtivas a beber con los amigos; que eran como ríos, corrían, fluían, porque el mundo nunca estuvo estático, si bien pude pedirles su amable colaboración para que me arrojaran al vacio de una alma comunitaria, agradezco haber compartido tragos junto a ellos.
Días comunes, varones a cada lado, sin soledad o con un esbozo de lo que ella tenía, tome un poco de valor y acompañado de cien duros me atreví a proponerle un café, una plática y dos mil quinientos besos en ganas internas, aceptaste sin más y juntos llegamos al lugar indicado, no necesite más, únicamente mis deseos, ese cenit me avisaba que las imágenes que tu exacto cuerpo proyectaban en mi, eran la parte que me erigía como ente.
Alguna vez mencione lo difícil que es vivir una noche sin cigarrillos, nunca tuve una tan difícil, quería recordar cada minuto, cada paso que dimos, esta vez no me interesaba follar. Después de todo uno se atreve a buscar de vez en cuando algo que le anime esa máquina que el mundo de los rubios llama corazón, si es que algo quedaba en medio de mis recuerdos era eso, siempre caminaba perdido buscando tragos o señales que me avisaran que este génesis de vicio y depravación, podían ser meramente augurios de un final incrustado en una novela patética.
La música nunca sonará igual, necesito tiempo para ordenar mis ideas, simplemente no necesito más que beber un poco, caí a un viejo bar desconocido, como nunca acostumbro bebí cerveza, y platique con una de las meseras de faldas cortas que se animan a servir tragos en las mesas, en realidad nuestra platica fue un intersticio necesario.
― ¿Qué va a ordenar?
― Una cerveza y tus bragas en garantía.
No sé si fue solo mi imaginación pero el rubor en sus mejillas me advirtieron que fue algo un poco atrevido, en verdad me cagué de risa al salir del bar. Pude haber llegado a una habitación, en algún hostal mediocre, pero algo me dio la inusitada señal de que no era lo más adecuado, tenía que haber apostado más de lo que mi alma y mi cartera podían ofrecer.
Dos minutos después de las 6 de la tarde. ― ¡Puta madre no llega!, ese grito desgarraba en unísono mi cuerpo, nunca había pedido tal puntualidad para los momentos de necesitar un beso tuyo. Llegaste y como siempre te descubrí perpetua, intrigante, me llamabas, te decía y me respondías con esa voz tierna que me hace temblar incluso cuando la recuerdo.
Si bien las tendencias han cambiado puedo llamarme en cierto sentido, un “old”, son tiempos ordenados con llamaradas internas de ebriedad, de necesitar algo que yo creía perdido, los lugares siguen siendo los mismos, aquí las cosas suenan y se perciben de una manera verosímil, yo diría que incluso se está en espera de la vorágine, pero eso ya lo dirá mi apocalipsis mental, recordé que en algún cajón olvidé los signos que te representan ahora, y si el tiempo nos coloca puede que el mismo nos haga encontrarnos de nuevo, porque esta necesidad va más allá de mi alcoholismo irremediable, de mi adicción al cigarro, a los libros, al cine, esto es sino solo una parte de esta revolución en la que me encuentro inmerso.

Edgar Juárez

jueves, 11 de diciembre de 2008

Sobriedad Desolada

solo Pictures, Images and Photos
SOBRIEDAD DESOLADA
- Camino de nuevo por esta senda que marca a cada paso mi destino inseguro e incierto, puedo observar a través de los restos de whisky que he bebido horas atrás, el inmenso y solitario vacio que hay en esta asquerosa ciudad.

- No sé si los caminos conduzcan hacia algún destino específico, Verne llego al centro de la tierra y yo no llego a traspasar los muros de estos lugares inhóspitos y llenos de banalidad e hipocresía.

- Recuerdo no haber tenido más de 7 años cuando mi padre me llevo a ese gran almacén, todo brillaba como esferas que abundan en un árbol de navidad y reflejan este rostro que ahora se muestra cansado, recuerdo aquella magia que provocaban las luces en mi mente, todo parecía perfecto e inofensivo, muchas ocasiones me pregunto que habrá cambiado en mi desde aquellos días. Mi sentir ahora es el de un anciano, no disfruto de muchas cosas en realidad y mi vida se muestra vacía y solitaria.

- Ahora sigo caminando, destilando un aroma a ebrio combinado con un olor detestable a cigarrillo dentro del saco que cubre mis penas y mi soledad, ¿Qué hice mal? Laura decía muchas ocasiones que era un bueno para nada pero todo era compensado en la cama, joder era lo único que hacia brillar mi ser en aquellos días, era ya un boceto de lo que tiempo después me convertiría.

- Mi vida no era como la de cualquier otro, a menudo solía beber sin parar hasta quedar tirado en medio de mi sala escuchando viejas canciones de joy división sin dedicatoria alguna, no solía dedicarle algo mas a nadie, me tomaría una vida poder decirle a laura un viejo verso de curtis “Love will tear us apart” muchas ganas tuve de hacerlo en mis tiempos de rebelde preparatoriano, nunca lo hice.

- Si, aun te tengo en mi soledad. Que burdo es hablar de amor en estos tiempos donde las etiquetas marcan nuestro destino y las emociones son solo espasmos en medio de los mares mas inhóspitos, podría enumerar las cosas que extraño pero bastaría con decir que tu presencia es lo que hoy mueve mis deseos reprimidos de tenerte conmigo, muchas veces igual que hoy quisiera encontrarte en medio de la nada, tal vez en el cruce de insurgentes y viaducto aquel lugar que nos puso frente a frente, no lo sé a veces quisiera tenerte y devorarte como a un libro de Benedetti pero mi asquerosa indiferencia me hace decir que no.

- Sigo caminando y escucho a lo lejos música desorientada, señales sin sentido, gente sin motivos ni esperanzas, ¡Que va! solo cambia el maquillaje aquí o allá somos iguales, borrachos en soledad y sin esperanzas.

- En alguna ocasión mencione lo difícil que es vivir en estos días, recuerdo a soda stereo, recuerdo claramente cuando coreaba las canciones de metallica con mi estúpido acento de chilango, ahora me encuentro sobrio; necesitaba un día para caminar y encontrar un paraíso imaginario que recree incontables ocasiones dentro de mi cabeza. La inseguridad mental me aniquila necesito un trago, hoy no pido jack daniels me conformaría con cualquier whisky en realidad, solo necesito olvidar y salir de esta sobriedad que poco a poco me asesina.

- Ayer decidí acabar de golpe con todas mis necesidades, fue un día bueno en realidad, acostumbrado a que la suerte no tocase a mi puerta, esta vez lo hizo un viejo conocido; Carlos mi querido amigo de la infancia, siempre jugábamos juntos de pequeños, viajo de vacaciones a Madrid y termino radicando del otro lado del charco, fue una sorpresa encontrarlo tan jodidamente cambiado, su facha ahora es la de un universitario promedio, su afición por la administración rindió frutos y estudia no recuerdo que licenciatura que al igual que muchas termina en lo más decadente de nuestra sociedad, el nefasto dinero. Esta vez no vino solo, traía bajo su brazo una botella de whisky escocés del cual no recuerdo nombre, pero si esa placentera sensación que deja un buen trago. Platicamos de tonterías como siempre lo solíamos hacer solo que esta vez comprendí su simplicidad desde el comienzo, quise que se largara de inmediato con tan solo escuchar su opinión en torno a la globalización sin duda fue una plática patética. Termine la botella junto a mi soledad y mis viejos clásicos de zeppelín, comprendiendo que la vida es el reflejo de los recuerdos que quedan de ella, tantas cosas que he vivido y tantos seres con los que he tenido la desgracia de sobrevivir.

- Gritaste: ¡Calla! ¡No dejes de penetrarme! No supe que responder. Solo quería contarte tantas cosas, tantos temores, todas esas ansias por llegar a un clímax que nunca comprendí. Eyacule y encendí un cigarrillo todo era cuando no era sino solo un principio, una noche desbordada que me hizo encontrarme en mi maldita soledad y en la resaca mas sustentable que podía tener en esos días.

- Hoy estoy aquí sin sentir un minuto más mis latidos, sin tener ilusión alguna en este esbozo de vida, la cual me hace pensar ¿Qué hay más allá? Soy un cobarde. Tirarme a beber en una cantina sin preguntar que pasara no puedo hacerlo hoy, la cajetilla de cigarrillos que porto esfumo la debilitada cartera con la que cuento, no necesito alcohol soy una contradicción necesito un psiquiatra, en realidad no sé lo que necesito.

- Mañana buscare empleo. Tal vez, es tarde. Aunque la idea de averiguar que hay mas allá de esto no me desagrada después de todo no sería tan mala idea vamos he hecho cosas peores, sinceramente estaría bien ver tu rostro cuando todo esto termine, mi horizonte se llama soledad y mi presente llama a tu puerta. Soy solo un camaleón que habita en una jungla que dia con dia me parece más desafiante, mi vida llega a ser un desafío encontrare la verdad que deje anoche en tus ojos, la realidad que se volvió ficción cuando imagine que podía llegar a ser algo completamente abstracto ahora no importa saber cuál será el final si solo quiero poder tocar de nuevo el suelo y desprenderme del cielo.

Edgar Juárez

miércoles, 3 de diciembre de 2008

De amor y otros dilemas

Rene Magritte Pictures, Images and Photos
DAME UNA MIRADA, UN BESO, TUS MOMENTOS,
ENCONTRARE TU ALMA EN EL MAS RECONDITO LUGAR EN QUE ME ENCUENTRE,
DEJAME TOMAR TUS SUEÑOS Y ARRANCARTE EL CORAZON,
TOMAR TUS MANOS Y DECIRTE CUANTO TE EXTRAÑO,
COMO ES QUE ME HACES FALTA, COMO UNA SIMPLE MIRADA ME DESHACE.
NO PIDO MUCHAS COSAS, EN REALIDAD MIS ABISMOS LLEVAN TU NOMBRE
MIS ESPACIOS TE PIDEN CONSTANTEMENTE.
HE DE TOMAR LA DECISION DE QUEDARME CONTIGO OBLIGADO POR MIS IMPULSOS
POR MIS GANAS DE ESTAR A TU LADO Y VOLAR GRANDES DISTANCIAS ENRREDADO A TUS BRAZOS
DEJAR DE PENSAR EN LAS FORMAS QUE TE DIBUJAN PARA IDEARTE EN MIS PENSAMIENTOS
PARA CONVERTIRME EN ESE DESEO PROFUNDO, SANGRANTE, DIRECTO Y SINCERO
ESTANDO CONTIGO PERDIDO Y HALLADO SIN MÁS AMBICION QUE ESTAR AHÍ
TU SER Y LO QUE CREA ES ESTO QUE HOY TE DEJO, NO HAY OTRAS INTENCIONES.
SALVO LA INTENCION DE QUEDARME CONTIGO EN TU SER Y EN TU CAMINO.

Edgar Juárez

lunes, 17 de noviembre de 2008

Camino y encuentro


Camino por arena blanca que me recuerda a cada segundo que la tranquilidad arriva en tu cuerpo, cual amante embriagado camino como un ebrio que va en busca de una cantina, que le ofrezca cual tu alma en mi ser, ese grado de sensibilidad adictiva, de mis ganas y deseos, de tus ojos y tus anhelos, de nuestra pasión, de recordar tus manos, esos abrazos, esos besos, esa forma en que me haces tuyo, como me tocas, como me encuentras, como nos fundimos en una mano cuando caminamos por la calle, como te amo en esos días que te encuentro tan tibia y tan mía.

Edgar Juárez

sábado, 3 de mayo de 2008

Vuelta por el universo


Hoy te descubri, tal vez no hubiese sido lo mejor.
Te encontre un poco desgastada, maldita vida, bendito alcohol
Volemos y sigamos platicando toda la noche, esta es nuestra noche
Corre y coloca el viejo disco que nos gusta
Da la vuelta y encuentrame en algun lugar de este universo,
ah como vuelas cuando yo tambien me he ido

Edgar Juárez

lunes, 28 de abril de 2008

Joy Division

Una de las mejores bandas de la historia para comenzar a bloggear joy divison vive en mi mente despues de mas de 20 años de que dejaron de existir "Love Will Tear Us Apart"